Republicanos y demócratas y el desafío de la reforma migratoria.

0 Submitted by on Thu, 20 November 2014, 11:44

El decreto de regularización y amnistía de inmigrantes que anunciarà Obama este jueves traerá grandes retos para los dos bloques que integran el Capitolio.

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, adelantó que anunciará hoy la firma del decreto sobre la reforma migratoria, una medida que representa desafíos no sólo para el Partido Demócrata sino también para el opositor bloque republicano.

Según consigna el periódico The Washington Post, las consecuencias de este nuevo plan de inmigración de Obama dependerán de si los norteamericanos se centran en los méritos que pueda presentar la reforma o en la manera en que el presidente la haya logrado.

Esta reforma es uno de los pilares de la administración Obama. Desde su llegada atrajo a la gran población latina del país con sus promesas de modificar la estricta legislación contra los indocumentados.

Sin embargo, se topó con las dudas planteadas por parte de los republicanos, que rechazaron la medida dejándola sin efecto en la Cámara de Representantes. Con la ley aprobada en el Senado, y ante el descontento de la población inmigrante ante la falta de definiciones, el jefe de Estado se vio obligado a apelar a sus derechos como mandatario para destrabar esta reforma.

En el bloque opositor la principal preocupación radica en las medidas que adopte el partido tras la sanción de la ley. El último año el rechazo del Partido Republicano sobre la ley de salud, Obamacare, llevó al país a un cierre parcial del gobierno.

Desde el Partido Republicano saben que volver a tomar esa postura puede ser contraproducente. Luego de las elecciones legislativas, en las que se impuso holgadamente, las miras están puestas en las presidenciales de 2016. Por eso, una nueva resistencia republicana que conduzca a otro shutdown podría reflejar una incapacidad de gobernar, a punto de tomar del control del Capitolio.

Por el lado de los demócratas, está el desafío de demostrar qué capacidad tienen de llevar adelante esta reforma ante el creciente problema de las deportaciones. A su vez, desde el ala oficialista saben que un masivo descontento dentro de dos años puede repercutir negativamente en las elecciones presidenciales de 2016. Las negociaciones, pues, con los republicanos serán clave.

“Políticamente hablando, hay una cuenta pendiente desde hace mucho tiempo”, consideró William Galston, investigador principal de la Brookings Institution, y ex asesor en políticas domésticas del presidente Bill Clinton, al Washington Post. Si Obama llegara a fallar en este intento de sacar adelante esta reforma, perdería credibilidad y dañaría las relaciones con la población latina, agregó el académico.

Esta medida impulsadas por Obama marcará un precedente en la historia contemporánea, después de 25 años de que ningún otro mandatario aplicara una reforma de este tipo. El último fue Ronald Reagan, quien en 1986, durante su segunda gestión, promulgó la Ley de Reforma y Control de Inmigración (IRCA, por sus siglas en inglés).

Written by

No Comments Yet.

leave a comment

You must be logged in to post a comment.